El dispositivo cambia las dificultades de un juego según el estado de ánimo de los jugadores. Si bien aún está en estado beta, el creador piensa implementarlo para medir una dieta o la cantidad de ejercicios físicos.

Inmersion es el nombre del proyecto creado por el diseñador Sam Matson que ideó el proyecto basándose en la experiencia con los videojuegos de su propio hermano, al que presenta como un “frustrado jugador de Call of Duty”. Se trata de un dispositivo que contiene auriculares, conectado a los comandos con los que se puede medir el estado de ánimo de un gamer y controlar el nivel de dificultades de juego para que, básicamente, esta persona no atraviese situaciones de estrés.

Los audífonos contienen sensores capaces de transmitir información como el pulso cardíaco de un usuario, por lo que si el jugador está experimentando un momento de mucha tensión, estos datos podrían servir para que el juego cambie su nivel de exigencia. Para ponerlo a prueba, Matson creó un juego en el motor Unity y comprobó la información podía ser enviada incluso por Bluetooth.

Por otro lado, el dispositivo también estaría capacitado para medir las habilidades del jugador lo que también influiría para cambiar el trayecto del juego. Si bien se puede pensar que el efecto es reducir el nivel de exigencia cuanto más nervioso está el jugador, por lo contrario, Inmersion aumenta la dificultad. Este propósito responde a un efecto psicológico que tiene como objetivo ayudar a que el jugador aprenda a controlar las emociones.

Aunque esto suene arriesgado, el creador del accesorio asegura que los jugadores buscarán bajar el nivel de dificultades como una forma de premio, por lo que tendrán que calmarse si quieren jugar tranquilos, de lo contrario Inmersion hará que las cosas estén más complicadas de lo que el ánimo de cada uno supone.

Para que esta tecnología esté disponible en el mercado sólo falta integrar el hardware y el software, además de generar la estructura necesaria para brindarle el soporte que necesita Inmersion. Es decir, el programa existe y está probado en Unity, ahora falta que los fabricantes de juegos lo adquieran para que este proyecto tenga repercusión.

Matson, por su parte, quiere que esta tecnología sirva para entregar información a sistemas de realidad virtual para que así, además de modificar la forma de jugar, también se pueda implementar en actividades más cotidianas como una caminata, una sesión de ejercicios físicos o una dieta programada.

fuente dattatecblog.com