celular_orina-e1374523425798

Un grupo de investigadores del Reino Unido consiguió transformar desechos orgánicos en biocombustible capaz de cargar la batería de un teléfono móvil.


Hace apenas unos días, Wired contaba acerca de un grupo de científicos que trabaja para convertir la cáscara del arroz en un material útil para reemplazar componentes de las baterías de ion litio. En congruencia con esta noticia, ahora se hace público un trabajo de investigadores de la Universidad de Bristol, en Reino Unido, quienes lograron desarrollar una batería capaz de generar electricidad gracias a la orina. El estudio fue divulgado en la revista Physical Chemistry Chemical Physics.
“Lo mejor de esta fuente de combustible reside en que no depende de la errática naturaleza del viento o del sol; estamos realmente reduciendo desechos para crear energía. Un producto del que podemos estar seguros que siempre tendremos reservas es nuestra propia orina”, declaró a la agencia de noticias AFP uno de los responsables de este equipo de trabajo que cuenta con el impulso de la fundación de Bill Gates, ex CEO de Microsoft y del Consejo de Investigación de Ciencias Físicas e Ingeniería.
Según se explica en BBC Mundo, “primero cultivaron bacterias en ánodos de fibras de carbono y las ubicaron dentro de cilindros de cerámica. Luego las bacterias rompieron los componentes químicos en la orina, que pasó a través de los cilindros, acción que generó una pequeña carga eléctrica que fue almacenada y luego se transfirió al celular”. Este proceso puede consultarse en este video divulgado en el canal oficial de la Universidad de Bristol en YouTube (en inglés).

 

 

Se indica que los investigadores británicos realizaron pruebas en un dispositivo Samsung y que los resultados fueron exitosos, aunque por un tiempo no muy extenso de autonomía. De poder aplicarse definitivamente, además de grandes noticias para la salud del medio ambiente y para el consumo energético a nivel global, implicaría una extenso avance para el componente que menos evolución ha experimentado en el desarrollo de los dispositivos móviles: basta repasar cuánto han avanzado los celulares en los últimos diez años y cuán similares son las baterías de un equipo del año 2000 y uno del año 2013.

fuente: dattatecblog.com