Probamos a fondo durante tres semanas la nueva consola de Sony y en este artículo les contamos todos los detalles.

Desde hace ya algunos meses, el mercado tecnológico fue testigo del advenimiento de una nueva generación de consolas de videojuegos. Todo se inició hace algún tiempo con el anticipado (pero hasta el momento poco fructífero) lanzamiento de la consola Nintendo Wii U, la cual tenía un objetivo bastante complicado: repetir el éxito de la Wii original. Aunque Nintendo llegó primero a las góndolas, los usuarios aún se mantenían expectantes y con mucha razón, los dos jugadores fuertes de la industria aún no habían mostrado sus cartas más importantes. Con sendas presentaciones, Microsoft y Sony mostraron en sociedad sus consolas de nueva generación, las cuales fueron lanzadas al mercado mundial a fines del 2013.
Con mucha suerte y gracias a la globalización tech, en nuestro país se lanzó la Playstation 4 poco antes de la Navidad. Aún sin noticias de la llegada oficial de la Microsoft Xbox One, la máquina de Sony se convirtió en la opción más firme a la hora de invertir en una nueva consola de videojuegos.

El equipo de pruebas

La Playstation 4 se ofrece en diversas combinaciones e incluye diferentes alternativas según el pack. Nosotros accedimos a una Playstation 4 que incluía, además de la consola, un gamepad Dual Shock 4, cable de alimentación, cable HDMI para conectar el equipo a la TV, auriculares, cable mini USB y dos juegos que acompañaron el lanzamiento de la máquina de Sony: el Knack y el Killzone Shadow Fall.

Sin plantear una revolucion, el Dual Shock 4 se presenta con acertados cambios en su estética.

Sin plantear una revolucion, el Dual Shock 4 se presenta con acertados cambios en su estética.

Técnicamente hablando

Hay que destacar que la nueva consola de Sony es un equipo muy poderoso que escala hacia la cima del rendimiento en la octava generación de consolas de videojuegos. En su interior se aloja un procesador de 8 núcleos con una arquitectura x86-64 que, acompañado por 8 gigas de memoria RAM y una potente placa de video, ofrece un importante rendimiento.

Al igual que en la PS3, el lector óptico elegido permite reproducir los juegos en discos Blu-Ray, como también reproducir películas tanto en este formato como en DVD. Es importante destacar que la potencia de la PS4 es más que suficiente para la reproducción de contenido en Full HD (1080p), estando incluso preparada para la reproducción de películas y videos en 4K (4096 x 3112), aunque en este caso quedan exentos los juegos.

En materia de conectividad, la PS4 se posiciona como una consola totalmente inalámbrica. Puede conectarse a internet mediante un router vía Wi Fi y también posee conectividad Bluetooth 2.1 que permite utilizar sin cables los controles inalámbricos.

El control

Como decíamos líneas arriba, la PS4 testeada vino acompañada con un mando Dual Shock 4. Esta versión constituye a simple vista un fuerte apoyo al diseño que Sony viene implementando a nivel estético en el desarrollo de los mandos para su consola insignia. Si bien a nivel estético la nueva versión mantiene gran similitud con el modelo anterior, se ha mejorado en cuestiones altamente sensibles como: un mejor agarre, la comodidad y flexibilidad al utilizar los botones ubicados en el lomo del mando (L1, L2, R1 y R2), y la correcta integración del panel táctil en el centro del gamepad, que brinda una experiencia de manejo completamente renovada.

El mando con el boton PS en el centro.

El mando con el boton PS en el centro.

El control incluye además dos motores que responden a golpes, disparos y vibraciones y un altavoz incorporado en donde se reproducen algunos sonidos y efectos especiales de los juegos, generando una interesante sensación de inmersión.
No podemos dejar de destacar el haz de luz ubicado debajo de los botones L2 y R2. En los juegos que probamos, dicha luz fue cambiando de color, mostrándonos la salud de nuestros personajes, pasando de un azul intenso a un rojo cuando nos encontrábamos en una situación crítica. Si bien no lo probamos, esta luz también sirve para la captura de movimiento que disfrutaremos si poseemos la cámara de Playstation. La misma identificará la luz del mando, permitiéndonos controlar a nuestros personajes con el movimiento del gamepad.

En esta captura vemos el panel táctil y los clásicos botones de acción.

En esta captura vemos el panel táctil y los clásicos botones de acción.

Para terminar, es muy interesante la inclusión del botón compartir que permite tomar una instantánea o un pequeño corto de video del juego que estamos corriendo y compartirlo en redes sociales.

Al ser un mando completamente inalámbrico, este incluye una batería interna que ofrece más de 6 horas de duración. Cuando la batería esté descargada sólo deberemos conectarlo a una de las entradas USB de la consola hasta que se complete la carga del mismo.

La consola

Al retirar la consola de la caja se notan inmediatamente las importantes dimensiones del gabinete. Recordemos que, dentro de la política de venta de Sony, se encuentra el reversionado de sus modelos de consolas, por lo que se deberá esperar al menos 2 años para ver una versión Slim de la misma. Por suerte, la incomodidad de su tamaño es algo que desaparece una vez que logramos ubicar la máquina en su lugar definitivo junto al televisor.

La PS4 de frente.

La PS4 de frente.

Desde el punto de vista estético, la PS4 no supone una importante revolución. Si bien combina perfectamente un color negro mate con un negro brillante, la caja que oficia de gabinete se ve algo tosca. Lo que sí es un acierto y vale la pena destacar es el haz de luz que atraviesa la consola al encenderse que, combinado con la luz del control, genera una espléndida apariencia en el encendido.

Ubicado detrás del gabinete se encuentra el típico conector HDMI, el conector del cable de alimentación eléctrica, una salida de audio digital, el puerto Ethernet para conectar la consola a internet en forma cableada y una salida auxiliar. Además de las conexiones, detrás de la máquina se ubican algunas de las rejillas de ventilación que disipan algo del importante calor que genera la PS4 cuando está encendida durante un tiempo prolongado.

La parte trasera de la consola en donde se destacan sus conexiones.

La parte trasera de la consola en donde se destacan sus conexiones.

En el frente del equipo se encuentra una fina ranura para insertar los Blu-Ray, dos botones al ras de la carcasa: uno para el encendido y el otro para expulsar los discos y los dos puertos USB para la carga de los mandos de juego.

Primer inicio

Al encenderla por primera vez, la consola booteará rápidamente, permitiéndonos configurar el perfil de acceso con nuestra info en pocos pasos. Una vez allí, podemos tomar el paseo por la experiencia PS4 el cual nos mostrará mediante una animación las cualidades del control y la cámara.

Al colocar nuestro primer juego, el mismo instalará una buena parte (suelen ser unos cuantos gigas) en el disco de la consola de manera automática. Lo interesante de esto es la rapidez con la que se realiza la instalación; en pocos minutos estaremos jugando. Los juegos instalados se mostrarán en la pantalla de inicio. Si deslizamos el control hacia arriba podremos acceder a las diferentes opciones de la consola en donde se destaca el asistente para configurar la conexión Wi Fi de la máquina. Es importante realizar este paso para mantener actualizados nuestros juegos y apps, teniendo en cuenta además que será la puerta de entrada al mercado de descargas.

En la misma ubicación encontraremos el Playstation Store, desde donde podremos echar un vistazo a los juegos antes de comprarlos. Desde allí podemos instalar algunas demos y trailers de lanzamiento, aunque lamentablemente en febrero de 2014 aún hay pocos títulos para probar en forma gratuita. Si vamos más allá de los juegos, también encontraremos la aplicación de Netflix (entre otras) para ver películas y series desde la consola. Probando dicha App, notamos un gran desempeño, aunque en algunas ocasión los subtítulos de las películas se quedaban congelados y totalmente desincronizados con respecto al audio, algo que en nuestra PC de pruebas no sucedía.

Los juegos

Antes de comenzar con el último apartado de este articulo, es importante destacar que no podemos juzgar a la consola en la primera generación de juegos. Tanto el Killzone como el Knack son juegos que hubiesen funcionado perfectamente en la PS3. Si bien esto llama la atención, no es para nada nuevo y es completamente entendible. Para esto sólo hace falta comparar alguno de los primeros juegos de la PS3 con el Last of Us, un título gráficamente impecable y que exprime al máximo a la consola.

Los dos juegos testeados, el Killzone Shadow Fall y el Knack.

Los dos juegos testeados, el Killzone Shadow Fall y el Knack.

El Killzone es un juego de acción en primera persona que aprovecha todos los controles del mando de la PS4, dado que utilizaremos los botones básicos para controlar al personaje y el panel táctil para manejar a un robot de asistencia que nos servirá de soporte durante toda la aventura.

El juego se divide en capítulos, secundados por brillantes cinemáticas que presentan la experiencia de juego como si se tratase de una película.

Si bien dijimos que el titulo podría correr en una PS3, se destacan algunos imponentes efectos de niebla, luces y sombras que lucen fantásticos.

Por otro lado, el Knack es un juego pensado para los niños de la casa. Es un título de plataformas en el cual deberemos controlar un personaje que puede ir creciendo si logramos recolectar las moléculas que lo componen. Un clásico juego de saltar y pegar que servirá como divertimento para cualquier pequeño entre los 10 y los 14 años.

PS4 ¿Una buena compra?

Muchos lectores estarán preguntándose si al fin y al cabo la PS4 es una buena adquisición. La respuesta es simple: definitivamente SÍ. Como les decía, no se dejen guiar por los primeros juegos que acompañaron el lanzamiento de la consola. La PS4 tiene un gran potencial y buenas espaldas para durar por lo menos 7 años. Muchos opinan que es cara; en nuestro país se consigue en forma oficial a casi $7000 (aunque por el momento está agotada). Si bien es un importante desembolso de dinero, es una inversión que se amortizará en no menos de 6 o 7 años por lo que, si hacemos cuentas, nos asegura unos cuantos años de entretenimiento.

fuente: dattatecblog.com

La Playstation 4 al desnudo