li-fi-e1393612102149

El sistema de comunicación de luz visible (VLC) que fue desarrollado por científicos británicos hoy es un soberbio prototipo que promete superar las prestaciones de la conexión Wi-Fi.

Otra vez el Mobile World Congress fue noticia cuando Harald Haas, jefe de Comunicaciones de la Universidad de Edimburgo, reveló que él junto a un grupo de científicos de la institución educativa desarrollaron una red de luz que es considerablemente superior al servicio que ofrece actualmente el Wi-Fi para conexiones inalámbricas. El prototipo está terminado y a la venta por medio de PureLiFi, aunque su mismo creador considera que falta pulir algunos detalles.

Se trata nada menos que de un sistema de comunicación de luz visible, así se lo denomina con la sigla en inglés VLC al futuro de las conexiones que echa por tierra al actual servicio Wi-Fi rebatiendo las limitaciones de esta prestación. Según aseguró durante la conferencia en el MWC, es más seguro, más veloz y no se saturaría.

En el sitio se pueden ver fotos del que sería el aparato transmisor de Li-Fi y por lo que se ve hasta el momento es un aparatejo enorme y desprolijo del que nadie pudiera pensar que de eso hablan cuando dicen que en un futuro podremos conectarnos a Internet tan solo con prender la luz. Según se pudo saber, los investigadores estarían buscando la manera de simplificar el hardware y al mismo tiempo lograr reducir los costos que implicaría poder implementarlo; con esto resuelto, ellos suponen que al Wi-Fi no le quedaría mucha historia más por contar.

“El Wi-Fi ha sido tan exitoso que hemos instalado muchos e interfieren los unos con los otros reduciendo la velocidad de transmisión de datos y con esto tenemos una oportunidad de obtener una capacidad adicional”, dijo Harald Haas al diario BBC. Es que Li-Fi es capaz de transmitir datos de a 10 Gbites/seg., lo que posibilitaría descargar una película en tan sólo 30 segundos.

El secreto está en un equipo que permite la inyección de datos por medio de luces intermitentes que se mueven a gran velocidad, de manera tal que es imperceptible para el ojo humano. Aunque gráficamente se trata de algo tan veloz como encender una luz, lo cierto es que posiblemente no veamos tal luz porque inclusive la frecuencia puede ser invisible al ojo.

Debido a que esta luz no traspasa las paredes, posiblemente un usuario deba instalar en una casa varios componentes conectores, lo que al mismo tiempo brinda la seguridad de que nadie puede robar conexión desde una habitación contigua, y más aún, nadie puede ver lo que hacemos o poner mano sobre nuestros dispositivos conectados.

Esta tecnología de la que ya se empezó a hablar el año pasado cuando un grupo de científicos chinos se anticipó y la presentó en la Feria Industrial de Shanghai, empieza a estar en boca de todos. Es que, a diferencia de los chinos, Haas mantuvo la fórmula en secreto hasta la ocasión más propicia, y lo reveló delante de un público sediento de novedades; como respuesta, los gestos de los participantes daban cuenta de que habían sido iluminados con la noticia

fuente: dattatecblog.com