Windows_81_celeste-e1376578607684

Desde ayer los usuarios que contaban con la versión 8 podrán hacer el cambio de forma gratuita. En cambio, los que tengan ediciones anteriores como XP o Vista tendrán que comprar el pack a partir de hoy.

Microsoft anunció que el 18 de octubre sería la fecha a marcar en el calendario y cumplió con su palabra puesto que desde hoy están disponibles los packs físicos para actualizar el sistema operativo. Mientras que los que ya contaban con la versión de Windows 8 comenzaron ayer las actualizaciones de forma gratuita desde Windows Store.

Hace un año la compañía de Redmond presentó Windows 8, que significó un verdadero paradigma para la empresa. Algunas modificaciones no fueron bien recibidas por los usuarios, como la quita del botón de inicio y por esta razón la firma trabajó en nuevas actualizaciones a tal velocidad que para mediados de año presentó
Windows 8.1 con el regreso de su botón de inicio.

Como muchos usuarios no perdieron el tiempo y desde entonces fueron descargando las versiones previas, Microsoft ofrece dos opciones para actualizar el sistema operativo indicando cómo descargar si Instalé la edición Preview desde la Tienda Windows o instalé la edición Preview usando medios mientras se ejecutaba Windows 8, y cómo si Instalé la edición Preview arrancando desde un medio ISO.

En cambio quienes no quisieron experimentar, ni optaron por cambiar el Windows Vista o XP, tendrán que adquirir el pack de instalación en DVD por un costo que ronda entre los 119 y 199 dólares. En esos casos deberán analizar si es necesario cambiar el equipo puesto que esta versión de Windows requiere mayores recursos de hardware. Si no fuera necesario cambiarlo, será conveniente hacer un backup de todos los archivos puesto que tendrán que instalar todo de cero nuevamente.

Entre las novedades del sistema operativo actualizado se encuentra el tan esperado regreso del botón de inicio, arranque por medio del escritorio (lo que cual es muy útil para quienes no tienen un aparato táctil), teclado QWERTY en pantalla, actualizaciones automáticas en segundo plano, aplicaciones como Skype ya instaladas, mejoras en la edición de fotos, acceso directo a las aplicaciones a partir de un toque en la pantalla de inicio y personalización de la pantalla, pudiendo el usuario organizar los tamaños y ordenarlos de manera sencilla.

Muchos de estos cambios fueron propuestos por los usuarios que tras la llegada de una ventana en convergencia con Windows Phone lograron adaptarse y pudieron expresar a Microsoft de qué manera se sentirían más cómodos. Tocará esperar ahora por las repercusiones de la gente y cuánto demorará la compañía de Redmond en dar una nueva respuesta con más actualizaciones.

Windows 8.1 ya está disponible, te ayudamos a actualizarlo